Descripción

La Comarca de Olivenza se encuentra situada en la provincia de Badajoz, al suroeste de Extremadura, haciendo frontera con Portugal a los largo de más de 50 kilómetros. Sus once municipios ocupan una extensión total de 1.625 km2, con una población total de 32.406 habitantes y una densidad de población en torno a 20 hab./km2.

Geográficamente constituye una zona de transición entre el Valle del Guadiana y las estribaciones de Sierra Morena, siendo el río Guadiana la mayor parte de su frontera natural. Su geografía es variada, dominando en el norte y proximidades del Guadiana las áreas de cultivo, con presencia de olivar, vid, cereales y regadío de frutas y hortalizas. El sur está marcado por la presencia dehesas y pastizales orientadas a la ganadería, especialmente cerdo ibérico, así como ganado vacuno y lanar.

Su red hídrica está marcada por las aguas del río Guadiana, actualmente remansadas por el embalse de Alqueva, el mayor lago artificial de Europa Occidental con una capacidad de 4.150 Hm3. A él vierten importantes afluentes como las riveras de Olivenza, Táliga, Nogales y Alcarrache, que también cuentan con pequeños embalses entre los que destacan los de Piedra Aguda, Ahijón, Nogales y Cuncos.

El carácter suave y ondulado domina su geografía, donde sus mayores elevaciones, cubiertas de vegetación mediterránea se encuentran en las sierras de Alor, Santa María y Monsalud.

La actividad económica preponderante ha sido tradicionalmente el Sector Agrario, si bien el Sector Servicios ocupa la mayor parte de la población ocupada. Se está promoviendo el Turismo y la Industria Agroalimentaria como importantes potenciales de desarrollo comarcal.

Mapa comarca de Olivenza

Naturaleza

La comarca destaca por su gran diversidad paisajística y riqueza natural. Sus más de 70.000 hectáreas de dehesa alternan con bosque mediterráneo en sus sierras y áreas de cultivo en los llanos, así como zonas húmedas y bosques riparios en sus ríos y embalses.

Buena parte de su territorio dispone de la consideración como espacio protegido, destacando la Zona de Especial Importancia para las Aves (ZEPA) de los Llanos y Complejo Lagunar de la Albuera, la ZEPA Dehesas de Jerez, el Corredor Ecológico y de Biodiversidad Río Alcarrache, y las Zonas Especiales de Conservación Guadiana Internacional; Sierras de Alor y Montelongo; Rivera de Limonete-Nogales; Sierra de María Andrés; Mina Las Marías; Mina Los Novilleros. Asimismo cuenta con el Lugar de Interés Científico Piedra Furada y con el Árbol Singular Almendro Real.

Este mosaico paisajístico, donde la conservación de sus espacios naturales se ha compatibilizado de manera sostenible con la aprovechamiento humano a lo largo de los siglos, ha propiciado una gran riqueza en fauna y flora. Dentro de sus valores botánicos destacan la riqueza en orquídeas y la conocida Rosa de Alejandría. Asimismo, son singulares sus atractivos para la ornitología, especialmente aves acuáticas, rapaces y esteparias.

Cultura

El rico patrimonio cultural de la comarca de Olivenza ha sido modelado por su poblamiento desde épocas muy tempranas, que han dejado su muestra en la abundancia de dólmenes, especialmente en el entorno de Barcarrota, Almendral y Valverde de Leganés, así como diversos restos arqueológicos romanos y visigodos.

Numerosos son igualmente los castillos medievales erigidos para la defensa de los dominios en épocas de conflictos entre cristianos y musulmanes, así como posteriormente para la salvaguarda de la frontera entre España y Portugal, de los que existen buenos ejemplos en Higuera de Vargas, Alconchel, Barcarrota, Nogales y Olivenza.

La principal impronta de la comarca es su carácter fronterizo, de hecho los municipios de Olivenza y Táliga formaron parte de Portugal hasta 1801, convirtiéndose tras la Guerra de las Naranjas en el último territorio incorporado a administración española. En todas las localidades de la comarca se percibe la interacción cultural entre las culturas de los dos países ibéricos, especialmente en Olivenza, donde se puede contemplar el arte manuelino portugués.

El patrimonio construido también se aprecia en su arquitectura popular, bien conservada, o en los tradicionales muros de piedra seca que delimitan las dehesas y embellecen sus paisajes. Pero también en la cultura inmaterial, como sus personajes y referencias ilustres, como del dramaturgo Bartolomé Torres Naharro, el matemático Francisco Vera o la famosa Biblioteca de Barcarrota; o sus arraigadas tradiciones musicales, folklóricas y artesanales. Todo ello sin olvidar las festividades que a lo largo del año dan vida a sus pueblos, algunas de ellas vinculadas a nuestras costumbres y paisajes, como la Feria Ibérica del Toro de Olivenza y Dehesa y Toro de Táliga, o las múltiples ferias relacionadas con la riqueza gastronómica de la comarca: Espárrago y Tagarnina de Alconchel; Olivar y Aceite Ecológico de Almendral; Certamen del Cerdo Ibérico de Barcarrota; Feria del Pez de Cheles y Villarreal; Higo en Torre de Miguel Sesmero; Trashumancia; Queso en Valverde de Leganés; Jornadas Transfronterizas del Gurumelo en Villanueva del Fresno.